vistas bahia concha desde vivienda anitguo

Hay viviendas que cuando llegan a nuestras manos nos recuerdan porqué nos gusta tanto nuestro trabajo, porqué nos incentiva, y nos motiva, el hecho de mejorar los resultados que a priori se esperan obtener de una casa. Y esos resultados mejoran porque la experiencia nos ha hecho afrontar de lleno la crisis que supone cualquier cambio de vivienda.

Un caso que ilustra a la perfección esta explicación es este inmueble de la Avenida de Zumalakarregi en el barrio donostiarra del El Antiguo.

vistas bahia concha desde vivienda anitguo

Una vivienda, dos opciones de alquiler

Una casa de 158m2 útiles de la que sus propietarios nos encargaron la venta, una venta que fue rápida y que nos puso en contacto con sus nuevos compradores. Ellos querían obtener una rentabilidad por su nueva propiedad y nosotros les propusimos dos opciones de alquiler, vacacional o bien un alquiler convencional.

Para el asesoramiento de un alquiler vacacional mantuvimos reuniones con los nuevos propietarios y con empresas especializadas del sector. Para el alquiler convencional nosotros nos encargamos del coaching inmobiliario proponiéndoles precios etc. En ambas opciones les propusimos y presupuestamos las cantidades de dinero necesarias para adecuar la vivienda con vistas a un alquiler. Finalmente ellos valoraron pros, contras, inversión a realizar… y se decidieron por un alquiler convencional, del que nos encargamos nosotros.

plano de vivienda con vistas a la bahia de la concha

 

Pequeños cambios para mejorar el envoltorio

La vivienda, un quinto piso exterior es espaciosa y luminosa, con estupendas vistas, desde el salón-comedor y las habitaciones, a la bahía donostiarra, al Monte Igeldo, al mar. Con un gran salón con salida a la terraza, una cocina de 22 m2, tres habitaciones y tres baños, a este bombón de casa sólo había que mejorarle el envoltorio. A partir de ahí ya nos metimos en faena.

antes y después de una sala de estar comedor con vistas al mar

Apostamos todo al blanco, y pintamos toda la casa, incluidos zócalos y puertas para dar más luz y hacerla más cálida y acogedora. Acuchillamos y barnizamos los suelos de toda la vivienda y se cambiaron las bombillas antiguas mejorando la iluminación y la estética de lámparas y apliques. Uno de los tres baños de los que dispone la vivienda lo reformamos porque era muy antiguo.

antes y después de una habitación dormitorio principal

Y por último nos hemos encargado también de amueblar la casa, con muebles actuales y cómodos, como el gran sofá en “ele” o las sillas del comedor y las camas. El resultado es una vivienda acogedora, práctica y ecléctica, perfecta para entrar a vivir. Seguro que sus nuevos inquilinos van a sonreír cada mañana al despertarse con estas vistas, seguro que van a disfrutarla al máximo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *