etxeandco reforma en arrasate

Hay reformas mínimas que requieren mejoras puntuales en algunos aspectos de una vivienda o local que son obsoletos o que hay que renovar porque las necesidades han cambiado. Y hay, en cambio, otras reformas en las que hay que entrar como el caballo de Atila y arrasar con todo para construir algo totalmente nuevo.

Luego hay rehabilitaciones que no son ni una cosa ni la otra, reformas que abarcan sólo algunas estancias o sólo algunas facetas de la habitabilidad. Las denominamos reformas semintegrales, y aunque tienen menos nata que una reforma total, mantienen la sensación de una gran obra cuyo resultado es del gusto del cliente.

En el barrio de Intxaurrondo de San Sebastián (Plaza Artikutza) estamos trabajando en una de esas reformas semintegrales. Se trata de una vivienda de 80 m2 que ha pasado de tener tres habitaciones y dos baños a tener dos habitaciones, un vestidor común y un baño más amplio. Se han hecho más cosas, por supuesto. Hemos abierto, por ejemplo, un hueco entre el salón y la cocina a través de una amplia cristalera de aluminio texturado, y hemos incluido una zona de comer a diario en la cocina. La cristalera da una luz y una amplitud mayor a toda la zona, incluida la entrada.

El nuevo baño se distribuye en tres huecos, como en un hotel. Tiene una zona común muy chula con un lavabo doble suspendido, iluminación en el espejo y paredes combinadas en azulejo y pintura. Y luego cuenta con dos habitáculos aparte, separados por puertas de vidrio, donde están una ducha enorme y el inodoro.

Y en las dos habitaciones hemos puesto un vestidor común al que se accede desde ambas estancias. Un pequeño gran lujo.

Por último, hemos teñido a tonos velados el suelo actual de parquelita de elondo, manteniendo la beta y el dibujo de la madera. Hemos esmaltado las puertas. Y hemos quitado el gotelé viejo y desgastado.

Como decimos, no se trata de una transformación integral, pero gracias a estos cambios parciales hemos convertido la vivienda en algo totalmente distinto. Con todo el sabor.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *