Los primeros sorprendidos fuimos nosotros. Lo único que hemos hecho en nuestra vida es trabajar lo mejor que sabemos y tratar de dar el mejor servicio a nuestros clientes. Y de repente llega la Universidad del País Vasco y nos dice que quieren estudiar nuestro caso en clase.

Se lo dijimos desde el primer día: “nuestro secreto no es otro que trabajar duro y con total honestidad”. No hay más secretos. No hay fórmulas mágicas ni ingredientes especiales.

Etxe&Co nació hace 7 años de la ilusión de dos personas; Iñigo Zubiarrain y Cristian Zárate. Amigos desde los 6 años, cada uno siguió su carrera profesional hasta que decidieron montar algo juntos. Uno era diseñador de interiores, el otro director comercial y, por lo visto, los dos eran muy buenos en lo suyo, aunque seguramente ninguno de ellos sabía que lo eran tanto.

 

Como cualquier empresa nueva empezaron pidiendo pequeños favores, déjame un local barato, hazme un nombre, preséntame a fulanito, dejadme que os cuente qué hacemos… Y cuando se quisieron dar cuenta tenían unas oficinas de 140 metros cuadros, 11 empleados, 50 personas de diferentes gremios subcontratadas y sin tiempo material para cubrir todas las peticiones de trabajo.

 

Aún así decidieron que tenían que seguir mejorando, y a las reformas le añadieron la inmobiliaria, todo bajo un concepto que les hace diferentes: Coaching Inmobiliario.

Angerine Elorriaga

Y así apareció Ange (Angerine Elorriaga), licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, Doctora en Comunicación Social y profesora de Marketing Estratégico e Interactivo, Relaciones Públicas y Dirección de la Comunicación Pública en la UPV/EHU. Conocía la empresa, conocía su desarrollo, su crecimiento… Y quería que se lo explicáramos a sus alumnos para que después hicieran el proyecto de estrategia de marketing sobre la empresa.

 

Allí se fue Cristian, acostumbrado a su ordenador, a pelear con todos los gremios y a pisar obra, polvo y escombros, a contar su vida a más de 200 jóvenes universitarios. Y les metió el gusanillo. Y respondieron. Todos se pusieron a trabajar tratando de mejorar lo presente con nuevas ideas.

 

Y Cristian volvió para escuchar todas las propuestas que tenían preparadas para él, pero esta vez se llevo a Nacho, su consultor de marketing estratégico y marketing digital, porque cuatro oídos pueden aprovechar mejor todo el trabajo que estaban haciendo los alumnos.

Así pasaron unos tipos alérgicos a las aulas en su juventud a que su trabajo y su esfuerzo se estudie en la universidad. Es una paradoja y, sobre todo, es un orgullo muy grande que hay que agradecer a Ange y a todos sus alumnos.

 

Y de mientras, a seguir trabajando duro y con honestidad que, como hemos dicho al principio, es el verdadero secreto de nuestro pequeño gran éxito.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *