Mucha gente no conoce la extraordinaria historia de Catalina de Erauso, la monja alférez. Una legendaria donostiarra que en el siglo XVI fue internada en un convento con cuatro años y acabó siendo militar y conquistadora en Sudamérica disfrazada de hombre. Catalina de Erauso es una fuente de inspiración para artistas y pensadores como símbolo de la transformación.

Pues resulta que es precisamente en la calle Catalina de Erauso de San Sebastián, en el barrio de Amara, donde hemos iniciado la reforma integral de una vivienda. Tal y como hizo la monja, vamos a cambiarlo todo, de arriba abajo, para crear otra cosa. Vamos a hacer un cambio radical para darle una nueva vida a un piso de 100m2.

Ya nos hemos metido en harina, y la reforma empieza a coger forma. La vivienda ha pasado de tener dos habitaciones, un aseo y un baño, a tres habitaciones y dos baños de mayor amplitud.

La terraza la hemos mantenido abierta para que el cliente disfrute de las vistas y del airecito fresco en verano.

También hemos creado la apertura de un hueco entre el salón y la cocina a través de una amplia cristalera. Y para romper con el suelo de tarima flotante, hemos empezado a colocar en el comedor un precioso mosaico con azulejos de Patricia Urquiola. Va a quedar genial.

Con esta transformación estaremos a la altura de Catalina de Erauso y conquistaremos la satisfacción de nuestro cliente. Es de lo que se trata.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *